nombre

La importancia del deporte en la etapa escolar

La importancia del deporte en la etapa escolar

Bienestar

Muchos estudios se han realizado en torno a identificar las ventajas de practicar un deporte en los estudiantes, gracias a ello se ha logrado identificar diferentes beneficios del deporte en el colegio. Múltiples investigaciones afirman que los programas de ejercicio físico se asocian con aumentos significativos en la autoestima, particularmente en individuos con autoconcepto bajo (Sonstroem, 1997). Se encontró que los niveles altos de autoestima estaban asociados a la participación en programas de educación física, con lo que se reafirma que la actividad física es un protector importante para aquellas personas que tienen un autoconcepto bastante bajo (Gruber 1986).

De acuerdo a los resultados de investigaciones realizadas en torno al deporte en la escuela, se evidenció que la mejora en el rendimiento académico de los niños se encuentra relacionada positivamente con los logros en la escuela, específicamente en las matemáticas y la lectura. Los jóvenes que practican actividad adicional a la contemplada en los programas de formación en las escuelas, tienden a mostrar mejores cualidades como un mejor funcionamiento del cerebro; en términos cognitivos, niveles más altos de concentración de energía, cambios en el cuerpo que mejoran la autoestima y un mejor comportamiento que incide en los procesos de aprendizaje. Las cualidades del cerebro que se mejoraron se asociaron a la actividad física regular y consisten en el alto flujo de sangre que recibe el órgano, los cambios en los niveles hormonales, la asimilación de los nutrientes, y la mayor activación del mismo (Shephard, 1997).

Las diferentes investigaciones, también sugieren que el ejercicio regular, puede mejorar el funcionamiento cognoscitivo y aumentar, en el cerebro, los niveles de las sustancias responsables del mantenimiento de la salud de las neuronas. La función del cerebro puede también estar beneficiada indirectamente por la actividad física debido a la generación creciente de la energía a partir del tiempo que permanecen fuera del salón de clase; el incremento de los niveles de energía en esta situación puede disminuir la aburrición de los niños en el salón, provocando mayores niveles de atención cuando regresan a recibir instrucciones (Linder 1999).

Por otra parte, se plantea que el deporte influye en todas las formas de vivir la cotidianidad de los miembros de una sociedad. Por eso es que, dentro de la escuela, el deporte favorece la capacidad de aceptar valores morales y éticos a través del comportamiento aprendido como deportista, establece comunicaciones verbales y no verbales mediante el desarrollo de un lenguaje específico y de unos gestos, y crea un ambiente cultural para el deportista (Massengale 1979).

Todos estos hallazgos nos invitan a cuestionarnos sobre la importancia de la práctica de un deporte por parte del estudiante, para lograr que desarrolle fortalezas a nivel tanto cognitivo como emocional, que repercutan en su nivel académico. Desde los hogares y el colegio se deben brindar espacios de formación deportiva para acompañar estos procesos formativos en el estudiante.

BIBLIOGRAFÍA:

Gruber, J. (1986). Physical activity and self-esteem development in children: A meta- analysis. American Academy of Physical Education Papers, 19, 30-48.

Linder, K. (1999). Sport Participation and Perceived Academic Performance of School Children and Youth. Pediatric Exercise Science, 11, 129-144.

Massengale, J. (1979). The Americanization of School Sports: Historical and Social Consequences. The Physical Educator, 36, 2, 59-69.

Ramírez,W., Vinaccia, S., Ramon,G (2004).El impacto de la actividad física y el deporte sobre la salud, la cognición, la socialización y el rendimiento académico. Una revisión teórica Revista de Estudios Sociales, no. 18,  67-75.

Shephard, R. (1997). Relation of Academic Performance to Physical Activity and Fitness in Children. Pediatric Exercise Science, 13, 225-238.

Sonstroem, R. (1997). Physical activity and self-esteem. In W.P. Morgan (Ed.), Physical activity and mental health. Washington, DC: Hemisphere.

Deja un comentario